Trastornos de Alimentación

Trastornos de Alimentación

Hablamos de trastornos de la alimentación o alimentarios en aquellos casos en que la conducta alimentaria está alterada. Por lo tanto, están incluídos en esta categoría la anorexia, la bulimia, el trastorno por atracón y la obesidad.

Si bien algunos de estos trastornos se inician en la infancia o adolescencia, ya sea por no haber  tenido tratamiento o por no haberlo superado a pesar de este o alguna otra causa, en la población adulta podemos ver muchos casos de trastornos alimentarios.

La Anorexia Nerviosa consiste en el rechazo a mantener un peso corporal mínimo normalizado, en un miedo intenso a ganar peso y en una alteración de la percepción de la forma o el tamaño del cuerpo, percibiéndose generalmente mucho más obeso de lo que realmente se está. Generalmente las personas que sufren este trastorno alimentario presentan un peso por debajo del normal para su edad y estatura. Esta pérdida de peso la consiguen mediante la disminución progresiva de la ingesta. En muchas ocasiones esto se inicia eliminado algunos alimentos que se consideran calóricos para posteriormente generalizarlo al resto de alimentos. La mayoría de pacientes acaban con una dieta restringida a muy pocos alimentos. Es habitual el uso de otros métodos para perder peso: laxantes, diuréticos, vómitos provocados y la realización de ejercicio físico excesivo.

Este trastorno suele tener inicio en niños/adolescentes autoexigentes y perfeccionistas, que viven en entornos en los que se da mucha importancia al aspecto físico y al adelgazamiento,con una imagen negativa de uno mismo y en los que se ha producido un cambio importante en la vida.

Las características esenciales de la Bulimia Nerviosa consisten en atracones de comida que se realizan compulsivamente seguidos de métodos para compensarlos con el fin de no ganar peso, como por ejemplo provocación del vómito, uso de laxantes, diuréticos y enemas, ejercicio físico excesivo y en ocasiones ayuno. Durante los atracones de comida la persona ingiere grandes cantidades de comida sin ningún tipo de control.
Es frecuente que al finalizar el atracón sufran dolores de estómago. El peso de los bulímicos es normal o por encima de la normalidad.

El trastorno por atracón, tendría la mismas características que la Bulimia, con la diferencia de esta, en que en este trastorno no se realizan conductas para compensar la sobreingesta descontrolada, por lo que estas personas, por lo general, sufren de sobrepeso.

La Obesidad se caracteriza por una acumulación excesiva de grasa corporal innecesaria. Es una desviación del peso corporal por encima de los estándares que se relacionan con la altura. A nivel clínico, existe el acuerdo bastante generalizado de considerar a una persona como obesa cuando supera en un 20% su peso ideal, en función de su talla, complexión, sexo y edad de desarrollo. Además, es precisamente a partir de este nivel de sobrepeso (+20%) que parece recomendable indicar la reducción de peso, como prevención ante posibles problemas de salud, para los individuos que lo sobrepasan