Problemas de pareja

Problemas de pareja

Hay muchos factores que pueden generar problemas dentro de una relación de pareja, algunos de ellos pueden ser un alto nivel de responsabilidades y estrés, poco tiempo dedicado al ocio compartido, intercambio de conductas poco gratificantes o desagradables entre ambos miembros, falta de comunicación o comunicación hostil y expectativas no satisfechas

Llegado a este punto, son muchas las parejas que deciden resignarse a esta situación, llegando a desarrollar alguno de los miembros o los dos, otros problemas adicionales, como ansiedad y depresión, o incluso llevar al consumo de alcohol y otras sustancias; otras deciden separarse, y otras deciden darse una oportunidad más y acuden al psicólogo para mejorar la relación.

Hay que tener en cuenta, que en una pareja con problemas, prima el clima de hostilidad y de mal entendimiento, lo cuál irá potenciando el distanciamiento entre los dos miembros y la pareja se volverá un extraño.

Se deberá evaluar e identificar los focos de conflicto, el estilo de comunicación que existe entre los dos, los aspectos positivos que todavía les unen y potenciar las interacciones que constituyan un intento de entendimiento.

Se trata de que ambos miembros se vuelvan a encontrar. El objetivo, es que las dos partes pongan en práctica ciertas técnicas muy sencillas (por ejemplo, entrenamiento en habilidades de comunicación) y que sepan trasladarlas al hogar, además de mejorar en lo posible el afrontamiento de responsabilidades y la frecuencia de actividades agradables compartidas.

El psicólogo, en este caso, no es un juez ni un aliado de ninguno de los miembros; es un orientador, un educador y un especialista en el comportamiento de las personas, como individuos y en las relaciones de pareja. Por tanto, es objetivo, preocupándose por igual por ambos miembros, motivando, en los casos en que ambos lo deseen, la mejora y la continuación constructiva de la relación de pareja.