LA PERFECCIÓN IMPERFECTA

LA PERFECCIÓN IMPERFECTA

En consulta recibo a muchos pacientes con la idea de que deben ser perfectos. ¿Y realmente podemos afirmar que existe la perfección? La respuesta es NO.
El sentir que debemos ser perfectos pone en marcha a nuestro critico interior, aquel que nos va diciendo en que nos hemos equivocado o como deberíamos haber hecho algo.
En principio todos pensamos que está bien tener a este crítico con nosotros. Es bueno saber cuándo te equivocas. Y si, no puedo negar eso. Lo malo es que nuestro crítico no suele ser alguien que nos habla con amabilidad, apuntando con voz cariñosa lo que hemos hecho mal y dándonos soluciones para la próxima vez que nos enfrentemos a esa tarea. No, nuestro crítico suele ser despiadado, nos insulta, nos habla bruscamente, nos grita a veces (escuchadle y daos cuenta…). ¿Y como nos sentimos ante alguien que nos trata de esa manera? La respuesta de mis pacientes es “muy mal”. Si, nos sentimos no validos, ineptos, dolidos…porque además el crítico no soluciona…solo critica. Con lo cual el querer ser perfecto y como es habitual, utilizar el crítico que llevamos dentro para tal fin a lo máximo que nos puede acercar es a sentir que no podemos, a tener la autoestima por los suelos.
Tened en cuanta que la perfección exige un 10. Y un 9 o un 8 no son el 10. Luego no nos movemos en una escala de 1 a 10 sino en una de o todo o nada. Solo voy a estar satisfecho con el todo (10)…y ¡¡¡cuantas posibilidades hay de que se dé la nada (1-9)!!!
Así que, tenemos que ser conscientes de que la perfección no existe y perseguirla solo nos puede llevar a sentirnos fracasados. Podemos, eso sí, esforzarnos para ser mejores, pero teniendo en cuenta nuestras limitaciones, que las tenemos, porque como decía Seneca “Errarum, humanun est” (Es propio a la naturaleza humana equivocarse). Así que, adoptar una postura más compasiva hacia nosotros mismos, valorando lo bueno y siendo conscientes de las imperfecciones, nos puede llevar a que nuestra autoestima sea más fuerte y nos sintamos más felices. Cambiar la voz de nuestro crítico, por aquella de la que hablaba más arriba, que nos habla con cariño, entendiendo nuestras dificultades y animándonos a ser mejores cuando podamos y a reconocer nuestras limitaciones en algunos aspectos, puede ser la clave para ello.

Además, reconocer nuestras limitaciones e imperfecciones nos ayuda a mirar con comprensión y compasión a quienes nos rodean. La conciencia sobre nuestras propias dificultades puede ayudarnos a no juzgar a los demás apresuradamente, y a empatizar y comprender su situación, conectándonos con nuestra humanidad compartida. Si creemos tener la razón o si juzgamos a otros como si nosotros estuviéramos libres de cometer errores, es mucho más fácil adoptar una actitud arrogante y de poca apertura hacia los demás, mientras que si asumimos nuestras propias imperfecciones y aprendemos a relacionarnos con ellas de un modo amable, podemos ser mucho más humildes y afectuosos con quienes nos rodean y mejorar nuestra relación con ellos.

Eva Gonzalez

COMO AYUDAR A UNA MUJER VÍCTIMA DE VIOLENCIA DE GÉNERO.

COMO AYUDAR A UNA MUJER VÍCTIMA DE VIOLENCIA DE GÉNERO.

Os quiero dar algunos consejos para ayudar a una persona que padece violencia por parte de la propia pareja.

No es fácil detectar este tipo de violencia, no siempre es visible. Puede llegar a ser muy sútil, tengamos en cuenta que se suele dar en la intimidad de una pareja. Pero si la detectas o se acerca a ti una amiga y/o familiar para contarte existen formas de ayudar a una mujer que está sufriendo este tipo de violencia.

  •  ESCUCHALA Y CREELA; que una persona que está sufriendo violencia de el paso de contarlo no es nada fácil, es probable que seas la única persona en la que ha confiado. Por ello, debes RESPETAR SU CONFIDENCIALIDAD, favoreciendo que confíe y vuelva acudir a ti si lo necesita. Cree lo que te está contando, deja que se exprese. Puede ser que nunca hayas notado nada raro en el agresor, es habitual que cuiden su comportamiento delante de los demás y eso no significa que lo que te esté contando no sea verdad.
  • NO JUZGUES SU COMPORTAMIENTO; evita preguntas del tipo ¿Por qué no te vas de allí?, ¿Por qué no le dejas? Estas preguntas no sirven para nada, no la ayudaras solo es un intento en vano de responder a tus propios miedos y frustraciones de ver que un ser querido está sufriendo. No es momento paraeso, sólo conseguirás que se sienta culpable de la violencia recibida. Recuerda que un maltratador antes de maltratar enamora. No es fácil aceptar que la persona a la que quiero y de la que confío me esté haciendo daño y se va a tender a negar. La propia violencia escalonada e intermitente tiene unas secuelas que hace que una persona este muchos años en una relación de este tipo.
  • RECONOCE LA INJUSTICIA, no caigas en insultar o meterte con el agresor, ella se puede sentir violentada y defenderá al agresor, es su pareja. Simplemente reconoce que es injusto que una persona se comporte de esa manera y no le restes importancia, reconoce la gravedad del asunto. Habla de comportamientos no de maneras de ser. Nada justifica un comportamiento agresivo y nadie tiene por que soportarlo.
  • EMPODERALA; TRANSMITE EL MENSAJE “PIENSA EN TI”. Cuando se vive una relación de este tipo, se aprende a dejar de pensar en una misma ya que el agresor ya se ha encargado que toda la atención recaiga en él, haciendo a la mujer responsable de la conducta del agresor y del cuidado del mismo. Es frecuente que tenga miedo de las consecuencias de dejar la relación, que puede haberlas y las tiene. Recordarla que ella misma es la importante, que si no piensa en sí misma nadie lo va hacer por ella. Ante cualquier decisión lo más importante es PENSAR EN SI MISMA. Reconocer lo valiente que ha sido en dar el primer paso de buscar ayuda, informar de sus méritos, sus competencias y capacidades. Últimamente solo ha escuchado críticas destructivas y ya no creen en ellas.
  •  RESPETAR SU AUTONOMIA y sus tiempos. Nunca le digas lo que tiene que hacer, el “tienes que”, “debes…” elimínalo de tu boca. Es importante que la propia persona decida lo que quiere hacer. Chequea las propias manipulaciones que puedas llevar a cabo con tal de sobreproteger, pues estarías haciendo lo mismo que hace el maltratador; decidir por ella. Es primordial para su autoestima e independencia emocional que tome decisiones por pequeñas que sean, de esta manera se verá más capaz de retomar el control de su vida.
  • NECESIDAD DE SEGURIDAD. Elabora con la propia mujer un plan de seguridad y de posible huida. Hazla ver la necesidad de seguridad ante una persona que se comporta con ella de esa manera. Ella misma ya se estará protegiendo y es quien mejor conoce al agresor, pregúntala como lo hace y buscar potenciarlo. Puede ser útil tener unas palabras claves para llamar a la policía con personas de confianza para informar de ese modo que necesita ayuda, tener una mochila en casa de alguien con toda la documentación importante por si tiene que salir huyendo por ejemplo. En el caso de que haya dejado la relación hace poco también es fundamental tener unas medidas de seguridad. Muchas de las agresiones que atentan contra la vida se dan en estos primeros momentos de separación. Estas medidas pueden ser consultadas con profesionales.
  • FAVORECER SERVICIOS, PEDIR AYUDA PROFESIONAL, muchas mujeres han salido de esto y se puede salir. No es fácil, pero se puede. Es necesario que vean que no están solas y que pueden contar con ayudas. Buscar y consultar con profesionales, asociaciones e instituciones que estén especializadas en violencia de género. Informarse de los servicios y opciones que hay e informar a la mujer para que consulte y los conozca. Siempre dejar las puertas abiertas a recibir ayuda cuando lo requiera.

Si te ves sobrepasado por algo así es normal, asesórate y busca ayuda. No olvides que tú apoyo, el estar ahí, ya es lo suficientemente útil para la mujer que intenta pasar de víctima a superviviente.

Rocio Peces

ALIMENTACIÓN CONSCIENTE

ALIMENTACIÓN CONSCIENTE

La alimentacion consciente va a la raíz de los problemas en la elección de una dieta, comportamientos alimentarios, peso corporal y todo lo relacionado con ello.

¿Qué puedes conseguir alimentandote conscientemente?

  • Disfrutar mas de la comida y cambiar tu relación con ella.
  • Comer de todo pero comiendo menos.
  • Cambiar tus hábitos de alimentación.
  • Aprender a reconocer y tomar conciencia de las sensaciones de tu cuerpo. ¿Tengo hambre o es solo apetito?
  • Disminuir tu nivel de estrés.
  • Ser mas consciente de como influyen tus emociones en tu forma de comer y aprender a manejarlas.
  • Romper la relación entre ciertos pensamientos automáticos (no conscientes) y el impulso de comer.
  • Aumentar el ejercicio físico.
  • Aceptar tu imagen corporal y tratarte mejor.

En la actualidad, se publicitan muchas dietas que ofrecen pérdidas de peso muy superiores a las que organismo puede aceptar y todas ellas son igualmente ineficaces para control del peso a largo plazo. Sus efectos a corto plazo se explican por lo que tienen en común, esto es, la reducción del consumo total de calorías, que se puede conseguir de formas muy diversas

En conjunto los resultados de diversas investigaciones epidemiológicas también han llegado a la conclusión de que el 95 por 100 de las personas que pierden peso lo recuperarán entre uno y cinco años más tarde.

La  Alimentación Consciente se basa en la premisa de que todo el mundo contiene la sabiduría que necesita para mantener su salud y peso óptimos. El problema es que estamos fuertemente condicionados por nuestras emociones, y el estrés, la tensión, el aburrimiento, la tristeza, la culpabilidad, hacen que veamos la comida como un enemigo a vencer en vez de cómo el aliado que tiene que ser.
El hambre pierde su función y empezamos a movernos por el apetito para saciar nuestras emociones y en este cambio tienen mucho que ver los medios de comunicación.

Afortunadamente, el Mindfulness o  atención plena tiene el poder de eliminar el estrés, sanar y equilibrar el cuerpo, el corazón y la mente, rescatando asi nuestra sabiduria corporal y darle vida de nuevo, de modo que podemos volver a comer de acuerdo a las necesidades de nuestro cuerpo.

Pero…¿qué es el Mindfulness o atención plena? Mindfulness o atención plena es el cultivo intencional de la atención momento a momento sin juzgar.

Por lo tanto la Alimentación Consciente, persigue intencionalmente ser más conscientes de las sensaciones corporales que tenemos al comer, de las señales asociadas con el hambre y la saciedad, y otras reacciones del cuerpo (emociones, pensamientos) que se dan cuando se está comiendo o relacionadas con la comida y el acto de comer.

El ser conscientes de todo lo que influye en nuestra forma de comer, de nuestros pensamientos, emociones y estados mentales, hábitos de compra e incluso de la influencia que tienen los medios de comunicación en todo ello, tiene potente beneficios. ¿Por qué? Porque con la consciencia se abre un espacio entre impulso y reacción. En ese espacio tenemos más posibilidades de elección, y más posibilidades de elegir significa más libertad.

Lamentablemente, la industria de las dietas ha olvidado el significado original de “dieta.” El origen de la palabra “dieta” es la antigua palabra griega diaita, que significa “forma de vida”. La mayoría de las dietas fallan  ya que no pretenden ser (o no son adecuados como) un “modo de vida”.
La Alimentación Consciente no prescribe ningún tipo o cantidad de comida. El ser consciente como modo de vida tampoco requiere un esfuerzo constante. La atención plena no implica fuerza de voluntad o esfuerzo, ni ser hiper-consciente de su dieta. El Mindfulness ofrece una forma completamente diferente de relacionarse con la comida sin inducir a que la culpabilidad te diga “Será mejor que vigile lo que como. Ya que no implica reglas, recetas o restricciones puede ser utilizado como coadyuvante en cualquier otro programa dietético o forma personal de comer.

Eva González