Trastornos de alimentación

Trastornos de alimentación

Hablamos de trastornos de la alimentación o alimentarios en aquellos casos en que la conducta alimentaria está alterada. Por lo tanto, están incluídos en esta categoría la anorexia, la bulimia, el trastorno por atracón y la obesidad.

La Anorexia Nerviosa consiste en el rechazo a mantener un peso corporal mínimo normalizado, en un miedo intenso a ganar peso y en una alteración de la percepción de la forma o el tamaño del cuerpo, percibiéndose generalmente mucho más obeso de lo que realmente se está. Generalmente las personas que sufren este trastorno alimentario presentan un peso por debajo del normal para su edad y estatura. Esta pérdida de peso la consiguen mediante la disminución progresiva de la ingesta. En muchas ocasiones esto se inicia eliminado algunos alimentos que se consideran calóricos para posteriormente generalizarlo al resto de alimentos. La mayoría de pacientes acaban con una dieta restringida a muy pocos alimentos. Es habitual el uso de otros métodos para perder peso: laxantes, diuréticos, vómitos provocados y la realización de ejercicio físico excesivo.

La mayoría de pacientes ocultan todas estas estrategias a sus familiares de manera que en los estadios iniciales de la enfermedad puede ser difícil detectarlas. Como signos de alerta podemos considerar los siguientes: peso por debajo de lo normal, ir al lavabo justo después de cada comida para provocarse el vómito, trocear la comida en pedazos muy pequeños y moverla por el plato, tener alimentos prohibidos, la realización de mucho ejercicio físico y la presencia de amenorrea (pérdida de la menstruación).

Este trasnorno se suele dar en niños/adolescentes autoexigentes y perfeccionistas, que viven en entornos en los que se da mucha importancia al aspecto físico y al adelgazamiento,con una imagen negativa de uno mismo y en los que se ha producido un cambio importante en la vida.

Las características esenciales de la Bulimia Nerviosa consisten en atracones de comida que se realizan compulsivamente seguidos de métodos para compensarlos con el fin de no ganar peso, como por ejemplo provocación del vómito, uso de laxantes, diuréticos y enemas, ejercicio físico excesivo y en ocasiones ayuno. Durante los atracones de comida la persona ingiere grandes cantidades de comida sin ningún tipo de control. Es frecuente que al finalizar el atracón sufran dolores de estómago. El peso de los bulímicos es normal o por encima de la normalidad.

El trastorno por atracón, tendría la mismas caracteristicas que la Bulimia, con la diferencia de esta, en que en este trastorno no se realizan conductas para compensar la sobreingesta descontrolada, por lo que estas personas, por lo general, sufren de sobrepeso.

La Obesidad se caracteriza por una acumulación excesiva de grasa corporal innecesaria. Es una desviación del peso corporal por encima de los estándares que se relacionan con la altura. A nivel clínico, existe el acuerdo bastante generalizado de considerar a una persona como obesa cuando supera en un 20% su peso ideal, en función de su talla, complexión, sexo y edad de desarrollo. Además, es precisamente a partir de este nivel de sobrepeso (+20%) que parece recomendable indicar la reducción de peso, como prevención ante posibles problemas de salud, para los individuos que lo sobrepasan

Depresión infantil

Depresión infantil

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta tanto a los adultos como a los menores. En el caso de los niños y adolescentes puede interferir más en su vida, debido a que no tienen aún desarrollada una buena inteligencia emocional y tienen una falta de recursos para afrontar las situaciones que perciben como problemáticas. Los síntomas son parecidos a los que puede presentar un adulto (tristeza frecuente, falta de energía, incapacidad para disfrutar, perdida de interés, pensamientos automáticos negativos, autocritica… ) pero la forma de expresarlo en el menor puede ser más intensa y estar más asociada a la irritabilidad y el enfado, aspecto que puede confundir a la hora de que los padres perciban que su hijo pueda estar deprimido.

Trastornos de la conducta

Trastornos de la conducta

Todos los niños o adolescentes pueden tener un mal comportamiento algunas veces, pero este trastorno se refiere a un patrón más serio en el que presentan un comportamiento extremo que no encaja dentro de las normas sociales. Se identifica una actitud desafiante ante las figuras de autoridad, y dificultad para aceptar y obedecer las reglas. Suelen aparecer conductas impulsivas y un déficit de empatía

Trastornos de ansiedad

Trastornos de ansiedad

En esta población podemos encontrar:

Trastorno obsesivo compulsivo: aparecen obsesiones que son pensamientos intrusivos difíciles de controlar y se acompañan de un malestar intenso. Ante este malestar la persona tiene la necesidad de realizar una acción o pensamiento (la compulsión) con el fin de aliviar la ansiedad o evitar que algo malo le pueda suceder. Este trastorno es muy incapacitante y afecta significativamente en la vida del menor. Algunas compulsiones frecuentes en niños o adolescentes son: lavado de manos para evitar la contaminación, preguntas insistentes a los padres para reasegurarse estar fuera de peligro, comprobación o repetición de diversos elementos para evitar que algo malo pueda pasar…

Fobias específicas: los niños vivencian una serie de miedos según la etapa evolutiva que estén pasando y esto se sitúa dentro de la normalidad. Sin embargo cuando hablamos de fobias nos referimos a un miedo intenso e irracional, que bloquea al niño o adolescente y le incapacita en su vida diaria. En los niños las fobias más frecuentes son: fobia dormir solo, fobia a los animales, fobia escolar, fobia a la oscuridad.

Fobia social: hay un miedo intenso en situaciones sociales, activándose preocupaciones referentes a la opinión de los demás y a no actuar adecuadamente. Suele aumentar el temor ante desconocidos o personas que no sean de su entorno más cercano.

Ansiedad ante los exámenes: miedo intenso a la evaluación, a equivocarse o a fallar ante una prueba académica, llegando a interferir en su capacidad de memoria, atención y concentración y reflejándose en un bajo rendimiento escolar.

Trastorno de ansiedad generalizada: preocupación excesiva ante diversas situaciones de la vida cotidiana. Las preocupaciones se instauran como modo de funcionar en la vida del niño, y las preocupaciones no tienen un carácter determinado sino que aparecen frecuentemente ante diferentes situaciones que el menor pueda evaluar cómo peligrosas o inseguras.

Trastornos ansiedad por separación: El Niño experimenta una ansiedad excesiva y no adecuada para el momento evolutivo en el que se encuentra, cuando se separa de las personas significativas para el o cuando se aleja de su hogar